top of page
  • Foto del escritorSEBASTIAN DIAZ

Difusión del conocimiento: Un viaje a través del tiempo




(La atracción empieza a modo de obra de teatro. Sobre el escenario, hay un dispositivo en forma de huevo…una máquina del tiempo. De adentro de la máquina sale un hombre a los aplausos del público).


Dr. Urbina: ¡Saludos a todos, querido público! Antes de continuar, debería presentarme. Mi nombre es Gabriel Urbina. Soy doctor en Historia, pero también le tiro un poco a la invención y a la física (todos ríen). Pero, en serio, la Historia es una de las disciplinas más importantes, y a la vez interesantes, de todas. ¿Por qué es tan importante el estudio de la historia? Pues porque el conocimiento del ayer nos permite construir el mañana. A ver, levante la mano quien concuerde conmigo en por qué es importante la historia. (Casi todos levantan la mano). Ahí está, por eso el día de hoy me gustaría que me acompañen todos a un viaje histórico por una de mis áreas favoritas: La lectura y la difusión del conocimiento. Si están aquí es porque todos son amantes y expertos en el tema de la historia; y con suerte, después del día de hoy, concordarán conmigo en el valor de los libros. Así que, sin más, ¡empecemos!


(Mientras el público vuelve a aplaudir, el Dr. Urbina se sube a la máquina del tiempo y, en un abrir y cerrar de ojos, la inteligencia artificial del invento transporta a todos en la audiencia dentro. Como suele ocurrir en las atracciones temáticas, la perspectiva del visitante cambia al interior de la máquina, mientras el Dr. Urbina juega con la consola que es el panel de control).


Dr. Urbina: Llamo a este invento el Explorador Histórico de Tiempo Espacio, o EHET, para abreviar. EHET puede llevarlos a cualquier lugar en cualquier época de la historia. Observen.


(Introduce la fecha 18 de agosto del año 70,000,000 A.C., y acciona la palanca para hacer el viaje. Terminan en medio de una jungla de Norteamérica en la Era de los Reptiles… ¡y de pronto se materializa un gran pie con garras en el piso! El Tiranosaurio Rex, viendo la máquina, abre la boca y ¡le ruge a la audiencia, aturdiéndolos y manchando con su saliva el cristal! El Dr. Urbina acciona los limpiaparabrisas para deshacer el desastre).


Dr. Urbina: Lo siento, compañeros, retrocedimos demasiado en el tiempo. (Pone una nueva fecha). Esta sí es. Sujétense.


(La máquina hace un nuevo viaje. Terminan en el día 24 de abril del año 330 A.C. Arriba de la pantalla, se materializa la siguiente información: ALEJANDRÍA, EGIPTO, 24 DE ABRIL, 330 A.C., 4:05 P.M.)


Dr. Urbina: Nuestra primera parada es aquí, en la ciudad de Alejandría, Egipto. ¿Alguien aquí sabe por qué la ciudad se llama así?

(Ixchel, una chica adolescente de 15 años, con una sudadera gris de la Prepa Anáhuac, lentes, pecas y frenillos levanta la mano. El Dr. Urbina le pasa el micrófono).


Ixchel: Se llama así por su fundador, quien también resulta ser el conquistador de Egipto.

Dr. Urbina: ¡Muy bien! Y, ¿Quién es ese hombre, considerado el mayor conquistador de la historia?


(Antes de que Ixchel pueda inferir, se escucha un relincho y un par de pezuñas caen sobre el escenario. Montando al sano y fuerte animal se encuentra un hombre igualmente fuerte y sano, con una larga cabellera color jengibre y armadura de cuero completo. Su mirada es feroz, casi como de ave de presa, pero al mismo tiempo muy contemplativa, mostrando sabiduría adquirida de volúmenes impresos y viajes por el mundo. Tiene una considerable cicatriz en la mejilla izquierda).


Alejandro Magno: ¡Pues quien más podría ser que no fuera yo! ¡Alejandro Magno, la persona más importante por aquí! ¡Ah, y este es Bucéfalo!


Dr. Urbina: Sí, lo sé, considerado por muchos como el animal de compañía más importante de la Antigüedad.


Alejandro Magno: ¡Así es, mi querido Gabriel!


(Dos gemelos de cabello rubio, Melody y Marlon, están sin duda maravillados por este hombre y más aún por la relación de cercanía que tiene con el doctor).


Melody: ¡¿Usted conoce al Dr. Urbina?!


Alejandro Magno: ¿Gabriel? ¡Es uno de mis amigos más cercanos de toda la vida! (Ve que los gemelos aún lo ven). ¿Ah, esta cicatriz? ¡Me corté al afeitarme!


Marlon: No, no es eso. Es solo que… ¿no ha oído de algo que se llama voz chiquita?


Alejandro Magno: ¡Sí, pero eso no aplica para mí! ¡Si vas a decir las cosas, dilas fuerte! ¡Que todo el mundo te escuche! ¡Pero bueno, suficiente de mí! ¡A lo que vinimos!

¡Bienvenidos a Museion!


Dr. Urbina: La palabra “museion” en griego significa “casa de las musas”. Las musas eran las deidades griegas de las artes. Y, como podrán deducir, de aquí se origina la palabra “museo”.


Alejandro Magno: ¡Sí! ¡Y este primer museo contiene todas las facilidades para los poetas, matemáticos y científicos de mi época!


(Por un par de minutos, los niños se maravillan ante el edificio pues tiene de todo: Desde volúmenes de filosofía y jardines botánicos hasta un observatorio astronómico).

Alejandro Magno: ¿Qué les pareció?


Melody: ¿O sea que usted inventó los museos?


Dr. Urbina: Podría decirse.


Alejandro Magno: ¡Un placer conocerlos, niños! ¡Ustedes tienen un tour con el cual continuar y yo una batalla que ganar!


(El Dr. Urbina introduce una nueva fecha en la máquina: 2 de abril del año 541 D.C., en Inglaterra durante la época del Rey Arturo).


Dr. Urbina: Eso fue épico, ¿no? Pero la época de Alejandro no fue eterna. Como podrán ver, en la Edad Media, solamente los ricos y poderosos tenían acceso a la lectura. Era una forma de controlar la información y así mantener sometido al pueblo llano.


(El público vocaliza en descontento).


Dr. Urbina: Esto será corregido nuevamente un siglo más tardes

(Estamos ahora en el año 642 D.C., en el imperio árabe, quienes motivados por una nueva religión, el Islam, y una serie de avances en economía, navegación, astronomía, filosofía y matemáticas, se funda la Casa de la Sabiduría de Bagdad).


Dr. Urbina: 20 años, con el descubrimiento de oro, y una nueva fe, los árabes se expandieron y comenzaron un imperio. Pero ahora, más que nunca, se está viendo una explosión intelectual, de conocimiento y cultura como nunca desde la antigua Grecia. Una especie de “renacimiento”, pero este no es nada comparado con el que vendrá siglos después.


(Dentro de esta “casa de iluminación”, a unos cuantos kilómetros al sur de Babilonia, se puede ver a un montón de sabios más avanzados mentalmente. Ixchel, la adolescente genio de hace rato, vuelve a hablar).


Ixchel: Siempre me ha fascinado el hecho de que un imperio como el árabe predicara la guerra y tratara de esparcir una idea, pero al mismo tiempo se preocupara tanto porque su propio pueblo también estuviera educado. Lo mismo con Alejandro.


Dr. Urbina: Sin duda, Ixchel. Y como veremos, durante la Edad Moderna eso no podría ser más cierto.


(1453, Alemania. Johannes Gutenberg está poniendo los toques finales a un invento que revolucionará la historia).


Dr. Urbina: ¡Johannes!

Gutenberg (con acento alemán): Gabriel, mein lieber freund.


Marlon: No…puede…ser. Johannes Gutenberg. ¡Eres el gran héroe de mi papá!


Gutenberg: ¿En serio?


Marlon: Sí. De hecho, el de niño quería ser tipógrafo y trabajar como operador de

imprenta. Pero al final abandonó sus sueños y se convirtió en mánager de supermercado.


Gutenberg: Eso es una pena. Sin duda creo que habría hecho un gran trabajo. Como yo, cuando inventé la imprenta.


Dr. Urbina: Con este invento se rompen las barreras sobre quienes tienen acceso a la lectura. Ahora los vasallos feudales pueden leer independientemente de las noblezas de sus países. ¿Y qué pasa? Expansión. Fue la imprenta lo que le permitió a Colón descubrir los libros de otro gran explorador de antaño y descubrir América. Y además, dio origen a…

(Florencia, Italia, 16 de julio de 1511).


Dr. Urbina: El humanismo. La idea de que todos tenemos igual capacidad de razonamiento y pensamiento lógico, independientemente de condición social, y que dio pie a…


La audiencia al unísono: ¡El Renacimiento!


Dr. Urbina: Durante los siguientes años y siglos, veremos a grandes de la escritura como Róterdam, Cervantes, Shakespeare, Edmund Spenser, Martín Lutero, cuyas ideas dieron pie a un cisma religioso, Moliére, Marlowe, Geoffrey Chaucer, Tomás Moro, Quevedo, y Góngora. Después, en el siglo XVIII…


(Boston, Estados Unidos, 4 de julio de 1776; París. Francia, 14 de julio de 1789; Dolores, Guanajuato, 16 de septiembre de 1810)


Dr. Urbina: Las ideas empiristas de franceses tales Voltaire y Montesquieu, así como del inglés John Locke, dieron pie a una ola de revoluciones a lo ancho y largo del mundo, que definieron la llegada de la democracia y la llegada de la Edad Contemporánea.


(El recorrido termina y regresamos al presente, la perspectiva cambia del interior del

invento a la gradería del escenario).


Dr. Urbina: Como lo ven. Las palabras son manifiestos, poemas, detonantes, y llamados a las armas. Pero si no fuera por ideas como el museo, una casa de sabios, y un sistema para replicar y distribuir volúmenes escritos, no serían tan efectivos. Ahora podemos comprender como una simple idea tiene grandes repercusiones a largo plazo. Los invito a todos ustedes a nunca darle la espalda a los libros, la historia, y la ciencia pues son las armas para un mejor futuro. Con esto terminamos el recorrido.


(Se revela que el teatro era en realidad un escenario colocado en medio de un parque, durante el Día de la Carrera, y que el Dr. Urbina era un invitado que había sido invitado a hablar para exponer su profesión y porque es útil. Y vaya que lo consiguió, de una manera divertida e inolvidable. Todos aplauden y así termina todo).


FIN


*Sebastián V. Diaz copyright 2023


25 visualizaciones1 comentario

1 則留言


Diana Diaz Peña
Diana Diaz Peña
2021年11月01日

Me super encantó tu historia.

按讚
bottom of page