top of page
  • Foto del escritorGrupo Glacé

Reto de recolección de libros (parte 2)



Víctor (configura el despertador): No hay nada que ayude tanto como una buena noche de descanso. Bueno, eso y comer más frutas y verduras. (Da una palmada y se apagan las luces). Buenas noches, Andrés.


Andrés: Buenas noches, Víctor.


(Thor se sube a la cama de Víctor y empieza a babear las sábanas como siempre. En lo que es un lapso de solo una fracción de segundo para nosotros, el público, pero tres horas en la perspectiva de la historia, de pronto los hermanos ya no se encuentran en sus camas, si no en medio del parque, de mediodía. Están reposando sobre lo que parece ser mantas de picnic. La actividad y el ruido pasan desapercibidos, pero una mariposa se posa en la nariz de Andrés, haciendo que vuelva en sí. Después de gentilmente ahuyentar a la mariposa, agita levemente a Víctor para despertarlo).


Andrés: Víctor. Víctor. ¡Despierta!


(Víctor despierta, confundido).

Víctor: Me está dando el sol en la cara.


Andrés: Hermano, ya no estamos en la casa. Estamos en el…


(Víctor se da cuenta y termina la oración por él. Lo primero que notan es una gran cantidad de libros, de todos los colores y tamaños, esparcidos por todo el lugar, inclusive dando hacia el estanque de los patos).


Víctor: Parque. Pero ¿cómo pasó esto?


Andrés: Esto no puede ser real. No, lo único que se me ocurre es que sea un sueño.


Thor (V.O.): Muy bien, Andrés. Sí es un sueño.


(Pasa lo más increíble que los hermanos hayan visto. Su perro, Thor, es ahora Thor el dios nórdico del trueno. Trae un casco Vikingo, armadura de cuerpo completo, una gran melena rubia con trenzas, y el típico martillo (en realidad una roca atada a un madero) en su pata. Suena un riff de Led Zeppelin “Immigrant Song” cuando se presenta ante los atónitos adolescentes).


Víctor: No…puede…ser.


Andrés: ¿Thor?


Thor: Así es, yo soy Thor, el dios nórdico del trueno.


Víctor: Nuestro perro se llama Thor, y tú te pareces mucho a él.


Thor: En realidad somos el mismo.


Víctor: ¿Cómo es posible?


Thor: En un sueño, cualquier cosa es posible.


Andrés: Pero, de todos los lugares, ¿por qué el parque?


Thor: El Reto de Recolección de Libros. Tienen una misión muy importante. Les explico. Parece ser que algo, o alguien, robó algunos libros de la biblioteca ayer por la noche, después de que el último guardia se fuera. Y hace como cinco horas, los clientes habituales se quejaron de ver estantes vacíos. Es de suma importancia regresar los libros porque, si no, la biblioteca cerrará. Su reto es reunir la mayor cantidad de libros posibles, meterlos en bolsas, y dejarlos listos para que el camión los recoja y los regrese.


Víctor: Ah, ya veo. Algo así como recoger basura, pero estaríamos recogiendo libros.


Thor: Exacto. El reto dura dos horas. Estarán compitiendo con otros equipos de dos, y si logran reunir la mayor cantidad de libros durante la duración del reto, se ganan…(con sus poderes de dios nórdico, Thor hace caer al suelo una funda roja que esconde una radiante bicicleta, de color verde con diseños de relámpagos naranjas) ¡esta bici para dos!


(La actitud de los gemelos hacia el asunto ya no es para nada de indiferencia, si no de genuino asombro).


Víctor: ¡Ay, por dios! Andrés. ¿sabes que significa esto?


Andrés: ¡Sí! ¡Ya nada de tener que cargar gas, que se nos ponche una llanta, o de esperar el autobús! ¡Gracias a esta bici, nunca volveremos a llegar tarde a la escuela ni a ningún lugar!


Thor (toma un megáfono mientras suena una fanfarria): ¡Atención a todos los equipos! ¡Bienvenidos al Reto de Recolección de Libros! ¡El equipo que logre juntar la mayor cantidad de libros en bolsas y meterlos al camión en las dos horas que dure el reto se gana esta bicicleta para dos! (Todos estallan en aplausos). Un par de reglas antes de empezar. Los libros deben ser clasificados correctamente por categoría. Es decir, no puede haber un libro para Animales en una pila de Astronomía, y también deben estar organizados por tamaño, del más grande al más chico, para mantenerlos estables. Dicho esto, ¡comencemos!


(En un árbol cercano se ha colgado un dispositivo electrónico similar a un semáforo. Las luces de izquierda a derecha se van iluminando progresivamente, de roja a verde. Cuando está prendida la verde, suena una bocina y empieza el reto. Emocionados todos los jóvenes empiezan a reunir todos los libros que puedan. Víctor y Andrés están más que enfocados).


Víctor: ¡Vamos!


Andrés: ¡A correr se ha dicho!


(Junto a Víctor y Andrés, hay dos chicas, Karla y Sofía, quienes también están participando en el reto. Andrés se queda abobado viendo a Karla y su complexión morena, olvidando por un momento que ya tiene novia. Víctor chasquea los dedos para sacarlo de su trance).


Andrés: ¡Víctor!


Víctor: Andrés, ya tienes novia en el mundo real, ¿recuerdas? Además, tenemos una misión: juntar la mayor cantidad de libros posibles. Ven, ayúdame.


Andrés: Está bien, está bien.


(Víctor y Andrés continúan.


Cuadro de texto: 40 MINUTOS DESPUÉS.


(Regresando con Karla y Sofía, las dos amigas han logrado armar ya cinco pilas de libros, siguiendo al pie de la letra las instrucciones).


Sofía: Karla, tomémonos una selfi con nuestros libros y publiquémosla en Instagram.


Karla: ¡Uy, sí!


(Sofía saca su vara, Karla su celular, ponen la cara de pato, pero justo cuando están a punto de publicar la foto con el texto incluido, de entre los arbustos se escucha lo que parece ser un animal. Sueltan el celular y van a investigar. Dejamos de verlas a ellas, pero de entre los arbustos se asoman un par de ojos blancos sin pupilas, parecidos a los de un gato. La cámara regresa a Víctor y Andrés, pero se escucha a las dos chicas gritando y un forcejeo entre los arbustos. Víctor suelta el libro que estaba agarrando, que cae en la bolsa con los demás de su pila. Andrés hace lo mismo. Van hacia los arbustos a inspeccionar).


Víctor: ¿Hola?


Andrés: ¿Chicas?


(Tras un par de minutos de casi desarmar el arbusto a lo loco, encuentran…un libro).


Víctor: ¿Qué extraño? ¿Cómo llegó éste aquí?


(Víctor inspecciona el libro. Es de color negro, no tiene portada ni título. De hecho, no hay nada escrito en las páginas. Hasta el final, hay una nota que dice, “NO TOCAR”. Entonces

Víctor, alarmado, suelta el libro, y este cae al piso.)


Andrés: Eso fue raro.


Víctor: ¿Verdad?


(Andrés inspecciona el celular de Karla y ve la foto que las chicas se tomaron anteriormente).


Andrés: Definitivamente no pudo ser ese libro el que causó esto.


Víctor: Bueno, regresemos a armar libros.


(Andrés está un poco preocupado por las dos chicas, pero al final acepta y regresa con su gemelo al reto. Pero entonces ocurre algo que los hermanos no ven: del libro negro que Víctor tiró se manifiesta una especie de aura mágico y…¡el libro desarrolla pies, manos, y ojos malvados! Ríe malévolamente, tira un bote de basura ensuciando el parque, y luego escala un árbol).


(Han pasado ya otros cincuenta minutos y cada vez está más cerca el final del reto. Parece que Víctor y Andrés tienen asegurada la victoria. Pero entonces, Víctor siente que alguien la avienta una bolita de papel. Molesto voltea a ver Andrés, quien está felizmente chiflando, recogiendo libros y sin una sola preocupación en el mundo).


Víctor: ¡Andrés! (le muestra la bolita de papel).


Andrés: No fui yo.


(Víctor pone más libros y luego saca su cerbatana).


Víctor: Bueno, ¡dos pueden jugar a eso!


(Los hermanos inician una guerra de bolas de papel, y entonces ocurre algo inesperado.

¡Todo el papel arrugado se desarruga, y luego las hojas se juntan, manifestándose en el libro de antes! Esto alarma a los hermanos, quienes dejan de pelear y se abrazan).


Andrés: ¡¿QUÉ ESTÁ PASANDO?


Víctor: ¡NO TENGO IDEA!


Libro Negro: Saludos, Víctor, Andrés. Primero que nada, gracias por recogerme. Segundo, debería presentarme. Mi nombre es el Libro Negro. Ahora les contaré mi historia. Verán, durante toda mi vida, he sido menospreciado, por los otros libros, y también por los humanos, por ser “diferente”. Así que harto, ideé un plan.


(Se inicia un flashback donde vemos que el Libro Negro, ignorado en un rincón lejano de la biblioteca, cobra vida, sale de su estante, y con su cerbatana ¡duerme a los guardias! Luego, usando sus poderes mágicos, ¡empieza uno por uno a levitar a todos los demás libros y trasladarlos al parque. ¡Es un libro mágico, malvado, y el responsable de todo! ¡En la última escena, el libro mágico, usando sus poderes, convierte a Karla y Sofía en muñecas y las deja atrás del arbusto!)


Andrés: ¡Tú! ¡Tú les hiciste eso a Karla y Sofía!


Libro Negro: Oh, y eso es solo el principio. Les agradezco mucho por encontrarme, Víctor y Andrés. Porque estoy escribiendo mi propia historia. ¿Y adivinen quiénes son los protagonistas? ¡Ustedes!


(El Libro se abre a sí mismo y con su magia intenta atraer a los dos hermanos dentro y atraparlos para siempre dentro. Los chicos se abrazan, esperando el final, pero entonces se escucha un trueno y un ladrido. Voltean hacia arriba. ¡Es Thor!)


Thor: ¡Suelta a los chicos ya!


Libro Negro: Mala decisión, perro lunático. No sabes con quién te metes.


Thor: ¿A quién llamas lunático, lunático? (El can agita su “martillo” y la inmensidad de la fuerza del rayo que emana de él lanza al Libro Negro volando hacia el estanque, donde pierde su magia y luego se desintegra. En ese momento, llega el camión y recoge todas las bolsas, repletas de libros, para transportarlos de regreso a la biblioteca. Por último,

Thor usa su martillo para regresar a Karla y Sofía a su forma original. Andrés se toma la libertad de liberarlas de sus ataduras. Karla, agradecida, le da un pequeño beso en la mejilla a Andrés, quien se resiste).


Andrés: Lo siento, pero… ya tengo novia.


Karla: Oh… lo siento.


Andrés: Pero podemos ser amigos. (Le ofrece su mano y Karla la estrecha).


(Minutos después, están todos los equipos reunidos en el centro del parque. Thor tiene nuevamente el megáfono, preparado para anunciar al ganador.)


Thor: El equipo ganador del reto es… ¡Andrés y Víctor!


(Todos aplauden. Karla saca su celular y les toma una foto a los chicos. De pronto, estos empiezan a cerrar sus párpados, y caen dormidos en medio del parque. Es claro que todo los ha agotado. Al cabo de unas horas, despiertan en su cuarto, pero ¡la bici del reto, que era el premio, está ahí!)


Andrés: Pero qué sueño.


Víctor (desactiva el despertador, se frota los ojos): Sí. (Ve la bici). Oye, Andrés. ¿qué no en el sueño había una bicicleta verde con relámpagos naranjas?


(Andrés ve la bici ahí y los dos hermanos se emocionan. Traen la bici al piso de abajo, se ponen sus cascos, y pedalean fuera de la casa).


Víctor: ¡Un momento! ¡El proyecto!


Andrés: Vamos al salón de la Sra. Fermín. Daremos el proyecto ahí, y tengo el tema perfecto.


(Cuando los hermanos salen de toma, montados en su bici nueva, termina la historia.


Mientras la pantalla se funde, escuchamos a Andrés una vez más).


Andrés: Un momento, si la bici está aquí… ¿Karla? ¿Sofía? (le susurra a Víctor). Diremos que son solo amigas.


FIN


6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page