top of page
  • Foto del escritorSEBASTIAN DIAZ

Autor bajo la lupa: Arthur Rimbaud


Ilustraciones: franceculture.fr / mag4.net


Rebelde, visionario, estudiante prodigio, y chico fotogénico. Un cuádruple combo bastante fuerte.


El cochino santurrón

El 20 de octubre de 1854, en la localidad francesa de Charleville, región de las Ardenas, nació Jean-Nicholas Arthur Rimbaud. Desde pequeño, la tuvo difícil. Sus papás de divorciaron cuando él tenía 5 años. Su padre, Frederic, era militar, y su madre, Vitalie Cuif, era hija de terratenientes, una mujer de carácter frío y estricto.


Arthur rápidamente ingresaría al colegio de Charleville. Ahí destacó por su precocidad y por un muy peculiar apodo. ¿Adivinan cuál era? (la pista está en el título de la sección). ¡El Cochino Santurrón! Recibió este nombre debido a su fuerte fe religiosa, inculcada por su madre.


La alquimia verbal

En septiembre de 1870, tras su graduación, Rimbaud se fugó de casa por primera vez. ¡Menuda liada! Fue capturado por los soldados prusianos en una estación parisina y regresado. Un antiguo profesor lo salvó de la cárcel. Rimbaud repitió la hazaña un mes después en octubre Siguiente destino: Bélgica. En ese impresionante país se desempeñó como periodista, y empezó un trabajo literario dedicado a un gran poeta, colega del mismo profesor que le ayudó tras la primera fuga.



Pasó dos meses en Bélgica y regresó a su natal Francia en invierno (diciembre de 1870—enero de 1871); su antiguo colegio había sido convertido en hospital militar. En febrero se fue a la capital París, y ahí fue testigo de una manifestación en contra de la amnistía política. Regresó con su familia en marzo, a plena Columna. Ahí, a través de sus líneas, empezó a describirse como un “ladrón de fuego”, buscando la alquimia verbal y lo desconocido a través de “un largo, inmenso, y razonado desarreglo de todos los sentidos”.



La pasión de los relámpagos





Rimbaud continuaría su trabajo en su país (y fuera de él) gracias a un personaje muy importante en esta historia: Paul Verlaine, un compañero poeta, quien le invitó a París tras recibir algunos poemas suyos. Llegó con un nuevo trabajo, El barco ebrio, quizás la mayor expresión de su genio visionario y que encantó a su anfitrión.


Se comenzó una eléctrica pero turbulenta relación amorosa con Verlaine, quien dejó a su esposa y se instauró con Arthur en el Barrio Latino de París, en mayo de 1872. Después se fueron a Londres; de acuerdo con nuestro amigo Arthur, esta era la verdadera experiencia de la poesía. Pero es que, ¿París y Londres? Estoy completamente de acuerdo.

Verlaine, sin embargo, resultó no estar bien de sus facultades mentales. Como ocurre en cualquier relación turbulenta, no tardaron en aparecer las diferencias y las discusiones. ¿Cómo concluyó esto? ¡Verlaine le disparó a Arthur, y fue a prisión! Recuperándose en sus natales Ardenas, Arthur escribió su trabajo autobiográfico Una Estadía En El Infierno, retratando su rebeldía adolescente.









El invierno de la aventura

La segunda mitad de la vida de Rimbaud fue…una montaña rusa de aventuras. Empezó como preceptor en Stuttgart, Alemania; se alistó (para luego desertar) en el ejército colonial holandés, y viajó dos veces al Oriente Medio (1879 y 1880). Tras numerosas escalas en el Mar Rojo, se instaló en Adén y más tarde en Harar, Etiopía. Se dedicó al comercio de marfil, oro y café, y envió informes a la Sociedad Francesa de Geografía. Volvió a Adén en 1885 para dedicarse al comercio de armas de fuego. Atravesó el desierto de Danakil y se tomó un descanso en Egipto. Por último, regresó a Etiopía donde prosperaban sus negocios. En 1891, víctima de graves dolores en su pierna derecha, regresó a Francia, donde le fue amputada; murió poco después en un hospital de Marsella.




Fuentes

5 visualizaciones1 comentario

1 Comment


Diana Diaz Peña
Diana Diaz Peña
Sep 28, 2021

Wow! Yo no sabía nada de esto.

Like
bottom of page