top of page
  • Foto del escritorSEBASTIAN DIAZ

Autor bajo la lupa: Julio Verne

¿Qué mejor manera de cerrar esta campaña que presentado al visionario de los visionarios, el rebelde de los rebeldes, el que verdaderamente dio el gran salto para la humanidad 100 años antes que el primero que la dijo en vivo?


Retratos Portraits Caricaturas art de Fernando Vicente: fernandovicente.es


Todo está en familia


Nacido en Nantes, Francia, en 1828, uno de los incidentes que marcó permanentemente la vida de Julio Verne fue el romance que, a los once años, desarrolló por su prima mayor. Tanto así que consideró embarcarse en barco para entregarle un collar de coral, prueba de sus sentimientos. Abortó esta misión y esto le ganó una tremenda golpiza por parte de su padre.


A partir de ahí, toda la juventud de nuestro bicho raro Verne fue dictaminada por su acomodación burguesa. Es acertado decir que aprendió su lección; a partir de esa escapada, nunca volvió a intentar rebelarse salvo en sus libros, los cuales siempre han probado ser una fuente de escape para los problemas de la vida. Parece que siempre le atemorizó lo heterodoxo y provocador, prefiriendo lo críptico y elusivo. Su oposición al imperialismo y fe en el progreso empírico de la tecnología son las claves a su obra.


Duros inicios para un duro inconforme



ilustración: etsy


Probando suerte primero como dramaturgo, Verne no tuvo nada de éxito. Tuvo que satisfacer los deseos de su padre y doctorarse en derecho, además de trabajar como docente y agente de bolsa y soportar un matrimonio arreglado. En sus viajes fue a Inglaterra, Escocia, Escandinavia, África, y Norteamérica.


Finalmente, en 1863, un editor de periódico le aceptó su primera publicación exitosa: Cinco Semanas en Globo, en donde mostró su fascinación por los temas de ciencia ficción y fantasía que al mismo tiempo tenían como tema subrayado el potencial humano de progreso. Durante todo este tiempo, la relación con su padre permaneció animosa y amarga—le dijo que o de plano se dedicaba a Derecho o lo dejaba sin herencia alguna. Pero a Julio esto no le importó y, tras alcanzar el punto de total soberanía económica, no volvió a poner pie en el recinto paterno.


Un genio adelantado a su época



Pierre Hetzel, el editor que le aceptó a Julio su primer trabajo publicado se convertiría en el editor y mecenas del visionario durante los siguientes años. En 1864, se publica Viaje Al Centro de la Tierra, en donde un grupo de expertos realiza un viaje a las entrañas de nuestro planeta. Este título tuvo aplicaciones en paleontología, geología, y mineralogía.


El esquema de Verne siempre es lo mismo: Un grupo de expertos adelantados a su época que hacen uso de artilugios adelantados a su época, para hacer descubrimientos adelantados a su época. Tal es el caso de su tercer título,


De La Tierra a la Luna (1865), en donde artilleros del ejército usan un proyectil para construir un cohete casero, lanzado desde una ballesta, en un viaje a nuestro satélite natural. ¡104 años antes de que la misión Apolo XI de Estados Unidos lograra poner con éxito al cosmonauta Neil Armstrong en suelo lunar, convirtiéndolo en el primer ser humano en lograr la hazaña! Casi 400 años antes, el gran erudito italiano Leonardo Da Vinci había logrado en visionar y crear prototipos de robots y helicópteros siglos antes de su desarrollo. Ahora, en Francia, tenemos a otro gran genio que hace lo mismo, en la forma de novelas.



¿Un submarino? Más bien, una cárcel



Fuente de la foto: Blog Piensa En Grande


La obra maestra de Verne, la novela que tras casi 200 años ha logrado preservar su, como dicen en algunas películas, “encanto diáfano”, es 20,000 Leguas de Viaje Submarino. En esta, un profesor de biología marina, su escudero, y un duro pescador se embarcan en una travesía a bordo de la nave de acero de un enigmático personaje.


Este personaje, el Capitán Nemo, podría considerarse el alter ego ficticio del autor. Al igual que Verne, Nemo es un hostil enemigo del imperialismo del siglo XIX, un hombre vengativo, impulsivo y pesaroso profundamente marcado por las circunstancias de su vida; el perfecto ejemplo de lo que nosotros los literatos llamamos “héroes byronianos”.

Pues eso: Verne es un chico marginado y enigmático. El puente entre el científico y el filósofo, entre el idealista y el cínico, así como versado en ingeniería marina y en muchas otras materias. Intelectual, perceptivo, a veces impredecible, pero siempre interesante. De esta forma, 20,000 Leguas de Viaje Submarino podría considerarse un relato cuasi-autobiográfico del revolucionario francés. Eso, claro, si excluyes al calamar gigante, el iceberg, y la Gran Barrera del Coral.


Conclusión: No son las coincidencias, es el genio humano


Si me preguntan, no es extraño que Verne “predijera” lo que iba a pasar. En mi humilde opinión no es que fuera vidente o algo así, es solo que él tenía bien en claro que lo que estaba describiendo…podría cumplirse. Y así pasó. No es cosa de coincidencias o clarividencia, solamente de genio humano. Y aun 200 años después, ya con todos estos avances que nos han abierto las puertas a muchas oportunidades (pero que, al mismo tiempo, han hecho que ignoremos muchos problemas que deberían resolverse primero), resulta épico abrir una de sus novelas y leerlo como si fuera la primera vez que se describe, como si fuera una novela nueva y recién salida del colectivo mental, para el disfrute de todos.


Fuentes

19 visualizaciones1 comentario

1 commentaire


Diana Diaz Peña
Diana Diaz Peña
03 nov. 2021

Me encanta como escribes: "El esquema de Verne siempre es lo mismo: Un grupo de expertos adelantados a su época que hacen uso de artilugios adelantados a su época, para hacer descubrimientos adelantados a su época. Tal es el caso de su tercer título,"

NUNCA dejes tu estilo tan personal.

20000 Leguas de Viaje Submarino fue definitivamente un libro que me sorprendió. En realidad siempre fui renuente a leerlo porque pensé tontamente que no me iba a gustar. OH! Gran error. Es uno de los mejores libros que he leído y lo disfrute muchísimo.

J'aime
bottom of page