top of page
  • Foto del escritorSEBASTIAN DIAZ

Autor bajo la lupa: Miguel de Cervantes Saavedra

El autor, el hidalgo, el soldado, el prisionero de guerra…se ignoran muchas cosas sobre su vida que merecen ser sabidas.




ilustración: galerie-sakura.com


¡Alcalá, o, Alcalá!


Miguel de Cervantes Saavedra nació en una familia de clase media baja, en la ciudad de Alcalá de Henares (dinámica sede de la segunda universidad española), entre el 29 de septiembre y el 9 de octubre de 1547. Era el cuarto de siete hijos de Rodrigo de Cervantes Saavedra, cirujano barbero; y Leonor de Cortinas, aristócrata de buena cuna.

En 1492, ocurrieron muchos sucesos en España. Se expulsaron a los musulmanes tras siete siglos de reconquista, se unieron las coronas de Castilla y Aragón, y con la llegada de Colón a América, comenzó la expansión. ¡Era una época dorada! Y precisamente por eso a la época que vivió Cervantes se le conoce como El Siglo de Oro. Fue una época donde florecieron las letras y las artes, con el patrocinio de los monarcas. Esplendor cultural en su máxima expresión.


El destino del joven Miguel se veía a la par con la de su padre, quien por problemas económicos abandonó Alcalá y se mudó a Valladolid en busca de nuevas oportunidades, y terminó pasando siete meses en la cárcel. Aun tras las rejas, Rodrigo se preocupaba por la educación de sus hijos. Miguel y sus dos hermanas mayores eran precocísimos, y sabían leer y escribir; algo inusual en esa época aún para las familias de clase alta.

Con 8 años, Miguel ingresó en el Colegio de los Jesuitas. Ahí se destacó como un voraz lector y un excelente estudiante. Siguió asistiendo a esos colegios aun tras la mudanza de la familia.




El manco de Lepanto


Fuente de la foto: National Geographic


Tras mudarse la familia a Sevilla, Miguel se caracterizó como un adolescente tímido y tartamudo, que se refugiaba en las representaciones teatrales del gran Lope de Rueda. Se mudaron de nuevo en 1566 a Madrid, quien había sido convertida en la capital del imperio por Felipe II. Ahí Miguel asistió a la universidad y comenzó su carrera literaria, la cual, tristemente, se vería nublada por un suceso.


Durante el siglo XVI, la dinastía europea de los Habsburgo mandó a una coalición conocida como la Liga Santa, compuesta por países católicos, en guerra contra la dinastía musulmana de los otomanos. Comenzaron las guerras Habsburgo-otomanas. ¡Eran como unas nuevas Cruzadas solo que con la tecnología militar desarrollada de la época! Una de las contiendas más feroces de esas guerras fue la Batalla de Lepanto, un encuentro naval entre ambas flotas. ¿Quién creen que participó en este conflicto? Nuestro amigo Miguel, junto a su hermano Rodrigo, del lado de la Liga Santa. Resultó herido, perdió movilidad en su mano izquierda, y ambos fueron hechos prisioneros de guerra en Argel, por parte del sultán otomano.


Sus dos hermanas consiguieron liberar a Rodrigo, mientras que Miguel siguió preso sin ver oportunidades de escapar. Nace el “Manco de Lepanto” (apodo dado por la pérdida de movilidad de mano durante la guerra).

Eventualmente Leonor consiguió pagar el rescate para liberar a su hijo y regresarlo, libre y vivo. Durante su tiempo en la cárcel, Miguel escribió dos libros de viaje sobre su experiencia en Argel.


El nacimiento de la novela moderna


Fuente de la foto: Bibliotecas Pías Malvarrosa


El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha fue publicada en 1605 y se considera la primera novela moderna de la historia. Su autor era conocido en ese entonces como un hombre cincuentón, enjuto, delgado, tolerante con su turbia familia, poco hábil en temas de dinero, pusilánime en tiempos de paz y decidido en los de guerra. Como dato curioso, en 1605 toda la familia, con el escritor en cabeza, fueron llevados a declarar después de que supuestamente un hidalgo en la vida real (quien era incapaz de discernir entre fantasía y realidad) terminara herido tras intentar emular al Quijote. Así que ahora él y Sancho Panza son máximo referente cultural castellano.


Últimos años


Cervantes, al igual que su homólogo del Siglo de Oro, Luis de Góngora, no logró ser incluido en el séquito de su mecenas el conde de Lemos, recién nombrado virrey de Nápoles. Pero el siguió trabajando y escribiendo como pólvora: Las novelas ejemplares; Viaje al Parnaso; Ocho comedias y ocho entremeses


Nadie puede negar la entrega de Miguel de Cervantes a su arte. Falleció el 23 de abril de 1616. Con El Quijote, es claro el contraste en sus obras: Fantasía caballeresca con la realidad de su código de honor; un hidalgo y su escudero con delirios de grandeza y al mismo tiempo una gran solidaridad por los más débiles y necesitados. Un reflejo del autor, quien, a pesar de la lealtad a su familia, no logró escapar nunca de su destino como autor, como hidalgo, y como el Manco de Lepanto.



Fuentes

8 visualizaciones1 comentario

1 commentaire


Diana Diaz Peña
Diana Diaz Peña
20 sept. 2021

Muy interesante!

J'aime
bottom of page