top of page
  • Foto del escritorSEBASTIAN DIAZ

Habilidades duras y habilidades blandas—¿Cuáles son más útiles?

Hace poco en un video de YouTube escuché la siguiente frase: ‘las únicas habilidades que necesitas el día de hoy para entrar al mercado laboral son Excel e inglés.’ ¿Será cierto?


Vamos por la vida pensando que nuestra preparación está limitada solamente a lo que aprendemos en la escuela. Pero lo cierto es que el aprendizaje es ya cosas de todos los días. He conocido mucha gente arrogante que dice, “ya me gradué. Ya tengo licenciatura, maestría, doctorado, y ya con eso la hice para el resto de mi vida.’ Pero este mundo cambia demasiado rápido, y tu carrera bien podría quedar obsoleta el día de mañana.


Es aquí donde entran una serie de habilidades que uno debe cultivar. Estas habilidades se pueden dividir en dos tipos: habilidades duras y habilidades blandas. Pero ¿Cómo se clasifican, y cuáles son más útiles en el marco actual?





Habilidades duras

Las habilidades duras son aquellas competencias y capacidades de carácter técnico, y que se adquieren por medio de un proceso de formación, educación formal, o entrenamiento. Por ejemplo, mecánica automotriz, programación, diseño gráfico, contabilidad, ingeniería, medicina, aprender otro idioma, etc.


¿Qué tienen en común todas estas capacidades? Son cuantificables y, por ende, pueden ser evaluadas con facilidad por los profesionales cada cierta cantidad de tiempo. Las habilidades duras se manifiestan mediante la pericia y la experiencia que tienen las personas respeto a su profesión o área de especialización.

Dada la naturaleza de las habilidades duras, éstas se podrían aplicar o equiparar con las carreras tradicionales, como médico, contador, ingeniero, etc. Las carreras artísticas también cuentan, puesto que pintar o tocar un instrumento también son habilidades técnicas.


Este tipo de capacidades han sido valoradas desde siempre en el área laboral, puesto que son prueba de resiliencia ya sea física o mental, y también de memorización, retención, y la capacidad de seguir procesos específicos. Son las más favorables en la preparación profesional ya que son medibles y cuantificables, y muchas veces son tomadas como el único posible instrumento de medición para la formación de futuros profesionales.



Habilidades blandas

Las habilidades blandas, por otro lado, apuntan más al perfil psicológico. Son aquellas capacidades que poseemos relacionadas a la resolución de problemas y las relaciones con otras personas. El liderazgo, el pensamiento crítico, el trabajo en equipo, la empatía y la inteligencia emocional, son ejemplos de estas capacidades no-cognitivas que nos permiten el conocimiento y una buena relación con los demás.


A diferencia de las habilidades duras, las habilidades blandas, salvo rarísimas excepciones, no pueden ser adquiridas a través de un proceso de formación, si no que pueden y deben ser desarrolladas por cuenta propia. También debido a esto, no son medibles o cuantificables, y las evaluaciones son más objetivas y menos fijas, a diferencia de las duras. Quizás por eso muchos jefes no las toman en cuenta a la hora de seleccionar candidatos. Las habilidades blandas abarcan un montón de ámbitos además del laboral: el financiero, el comunicativo, el interpersonal, el intrapersonal, etc.



¿Cuáles son más útiles?


He notado un patrón alarmante en la educación y formación laboral de nuestros tiempos: no se nos está enseñando lo que realmente necesitamos para estar preparados para el futuro. Por ejemplo, nos enseñan a memorizar todas las capitales del mundo, pero no se nos prepara para poder visitar algunas de ellas. Nos enseñan la historia de la economía, pero no se nos da capacitación en finanzas personales. Nos enseñan a leer libros y escribir disertaciones dignas de ser publicadas, pero a la hora de interactuar con otros seres humanos, siempre nos equivocamos.


La mayoría del aprendizaje adquirido en las aulas actualmente es abstracto: se queda en la teoría, pero jamás se pone en práctica. Poner prioridad en las facultades técnicas y cuantificables sobre las sociales y emocionales ha tenido como lamentable resultado a profesionales con un perfil incompleto. Por ejemplo, de nada sirve ser un genio de la medicina que fue el mejor de su clase, se graduó con honores, y que tiene las licencias y el talento para ejercer su profesión y realizar cirugías, si no se tiene el perfil psicológico que permita desarrollar empatía y mostrar humanidad con los pacientes.


Al ser músico, se de lo que estoy hablando, tocar un instrumento y componer canciones son habilidades técnicas que pueden ser medidas y evaluadas desde un ángulo totalmente teórico; pero para poder convertir eso en un trabajo renumerado, van de la mano también los factores no cognitivos. Yo quiero tener una banda, y para eso no basta solo saber tocar y componer. Se necesitan todas las habilidades que mencioné anteriormente: trabajo en equipo (compartir creatividad y reconocimiento con otras personas); empatía (ponerte en la piel de tus compañeros y que exista sinergia emocional entre los miembros en todo momento); y habilidades sociales (interactúas no solo con tus compañeros si no también con managers, productores, disqueras, etc.)

Al poner en perspectiva las cosas, ir a la escuela es una pérdida de tiempo si te quedas solo con la teoría y nunca adquieres los factores no cognitivos que se exigen hoy en día para triunfar en el mercado laboral.


Pero es entendible también: ni siquiera las mejores escuelas del mundo están capacitadas para transmitir esos factores. Al final, como mencioné anteriormente, las habilidades no cognitivas son un proceso completamente personal; debes adquirirlas por tu cuenta. Ojo: con esto no quiero decir que la teoría no sea útil; lo que quiero decir es que sólo es útil siempre y cuando sea convertida en práctica. Se vuelve más significativo cuando te das cuenta que las habilidades técnicas, una vez dominadas, es difícil perderlas; las habilidades no cognitivas, por otro lado, deben ser constantemente reforzadas y reaprendidas.


Así que, para responder la pregunta: ¿Cuáles habilidades son más indispensables, las duras o las blandas? Desde mi punto de vista, las habilidades blandas son las más necesarias; pero desde un punto de vista objetivo y práctico, los profesionales del día de hoy requieren ambos tipos de cualidades en balance.


Allí lo tienen: de nada sirve saber inglés y Excel si no tienes la mentalidad empresarial y laboral que el cada vez más cambiante mundo exige para triunfar. ¿Creen tenerla? Háganme saber en los comentarios.

8 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page