top of page
  • Foto del escritorSEBASTIAN DIAZ

JACK LONDON



El gran aventurero estadounidense -

John Griffith Chaney de nacimiento. Maestro del realismo y naturalismo estadounidense. Testigo de una época de crecimiento para su país que se extiende desde la Reconstrucción y las guerras apaches hasta la Primera Guerra Mundial; los días de gloria de EE. UU. como nación imperialista y superpotencia emergente.


Nace el 12 de enero de 1876 en San Francisco, California. Hijo del matrimonio compuesto por William Chaney, periodista y astrólogo ambulante; y Flora Wellman, espiritista. A los pocos meses de nacido el niño, William abandona a su esposa; moriría en 1903. Flora se casa de nuevo, esta vez con el droguero y amigo familiar John London, con cuyo apellido se queda el bebé.



*** Fuente: Revista Cultural Ecos de Asia


London pasa la mayor parte de su infancia criado por Virginia Prentiss, antigua esclava y criada de la familia. Tras fallar la familia London como agricultores, se establecen en Oakland para empezar una nueva vida. London combina la escuela con un trabajo como repartidor de periódicos. Aquí empieza su fascinación con los libros; su padre biológico tiene una extensa biblioteca, con más de 800 títulos, en su propiedad. Pasaba horas y horas leyendo en el estudio a Darwin, Goethe, y Nietzche, y quedando maravillado con sus escritos. Se decide entonces por cultivar esa pasión y empezar una carrera como escritor.



***Foto: La Vanguardia


Labor naval e inicio en la escritura


A los 17 años, London emprende la labor naval en la embarcación de caza Sophie Sutherland, que hace ruta a Japón. Trabaja como marinero, ayudando con la mercancía del barco. Cuando llegan a la costa japonesa, el equipo queda atrapado en un tifón. A pesar de perderse casi toda la carga y morir gran parte de la tripulación, London consigue salir vivo. Relata esa experiencia en un ensayo que le vale el primer lugar en un concurso periodístico. Empieza así su carrera de escritor.


Forma parte de la Fiebre de Oro en Alaska en 1897 y 1898. Se aventura en el Yukón Canadiense junto a los mineros, experiencia y ambiente que inspiraría su obra maestra, La Llamada de la Selva. Además de la labor de minero, también se dedicaba a la pesca clandestina de ostras y a planear sus primeros escritos profesionales. En 1900 regresa a San Francisco y publica El hijo del lobo, una colección de relatos que le valió gran éxito. Esa colección sería su primer trabajo profesional como escritor. Ese mismo año se casa con la profesora universitaria Elizabeth “Bessie” Maddern, con quien tiene dos hijas: Joan y Bessie.



*** La Llamada de la Selva, considerada la obra maestra del estadounidense.


La Llamada de la Selva se publica en 1903, y se convierte en un clásico de la literatura estadounidense. Además de ser un reflejo de su propia vida, arrebatado de su natal San Francisco, se considera un gran ejemplo del naturalismo literario. La novela trata temas tales como el instinto y la supervivencia, relatadas desde el punto de vista de un perro doméstico de California que es enviado a hacer labor de trineo en Alaska durante la fiebre de los mineros. Mientras más tiempo pasa el héroe canino en esas inhóspitas condiciones, más se va transformando. Obligado por la naturaleza a sobrevivir, olvida todo lo relacionado con su vida doméstica y se revierte a sus primitivos instintos salvajes. Al final, no puede ignorar “la llamada de la selva”, de ahí el título de la novela.


En 1904 Jack London se divorcia de Bessie y se casa de nuevo, esta vez con Charmian Kattridge; permanecerá casado con ella hasta su muerte. Ese mismo año se publica Lobo de Mar; a partir de este punto, su literatura se vuelve más profunda, mezclando el tema aventura con un tinte psicológico e introspectivo. En 1906 se enamora también del mar y de la vida náutica y se manda construir su propio queche (barco privado). El S.S. Snark, bautizado así en honor a la novela de Lewis Carroll, es utilizado por London para intentar hacer un viaje por el mundo, proyecto que es abandonado a los pocos días.



Periodista y corresponsal de guerra


*** London trabajando en un reportaje periodístico. Fuente: Editorial Verbum


Además de novelista, London también se desempeña como periodista. Recibe en 1906 una orden telegráfica de una prestigiosa revista para narrar en tercera persona las secuelas del gran terremoto de San Francisco que ocurrió ese mismo año. Pasa horas y horas documentando los incendios, la desesperación de la gente, y el ambiente apocalíptico de la ciudad en ruinas. Su ensayo de primera mano, titulado “San Francisco se fue”, es aceptado y publicado por la revista y se convierte así en la máxima representación del estilo periodístico de London: directo, informativo, y sin rodeos.



London en los bosques de Inglaterra en 1916 trabajando como corresponsal de guerra. Fuente: El Origen del Mundo / National Geographic


Durante la Primera Guerra Mundial London trabaja como corresponsal bélico. Sus escritos literarios y periodísticos, tales como “Guerra de Clases” y “Revolución”, dejan en claro su solidaridad con los más desfavorecidos. En estos años de su vida, la consciencia social es su principal prioridad. Pero también esta época, su carrera empieza a decaer lentamente. El propio London batalla con alcoholismo y los problemas de salud que esto le ocasiona.


En noviembre de 1916, se suicida poco después de cumplir sus 40 años. Tan famoso y querido era, que la noticia de su muerte eclipsa la noticia de la muerte del emperador austriaco, acontecida unos días antes.


Conclusión

London fue un hombre de extremos, capaz de pasar seis horas trabajando diario y si bien es amante de la aventura, fue tan metódico y disciplinado como los contemporáneos de su campo. Buceador, minero, periodista, marinero mercante…su vida es versátil y arriesgada, y eso se ve plasmado en sus obras, que retratan la lucha constante por la supervivencia.


Te dejo mis top 3 de Jack London ¿Cuál has leído?




Fuentes


13 visualizaciones1 comentario

1 commentaire


Diana Diaz Peña
Diana Diaz Peña
27 juil. 2021

Lo primero que te leí en la vida, fue "El Llamado de la Selva". Jamás lo voy a olvidar, no solo porque te lo leí a ti, si no por la increíble fuerza de la novela. Completamente introspectiva sobre la naturaleza humana.

J'aime
bottom of page