top of page
  • Foto del escritorSEBASTIAN DIAZ

Maya Angelou

En lo referente a activistas por los derechos de los afroamericanos, mucha gente piensa en Martin Luther King o Ida B. Wells, pero yo también pienso en esta poeta/activista, quien se encargó de plasmar en papel las penurias de su pueblo (vaya, cuantas palabras con p, “palabra” es una palabra con p.)




De Misuri a Arkansas


Marguerite Annie Johnson, más conocida como Maya Angelou, nació el 4 de abril de 1928 en San Luis, Misuri. Su padre, Bailey Johnson Sr., era un insensible dietista de la Marina y su madre, Vivian Baxter, una cariñosa enfermera. Tenía un hermano mayor, Bailey Jr., quien incapaz de decir su nombre puesto que solo tenía un año, le llamaba “Maya”. ¡De ahí que se quedara con ese pseudónimo, para hacerle honor a su hermano quien siempre fue su mano derecha!


¿Por qué todas las historias de amor tienen que terminar en una tragedia? Bailey Sr y Vivian se divorciaron, y los hermanos se fueron a vivir con su abuela “Momma” a Arkansas. “Momma” era una empresaria responsable, diligente y altamente religiosa, y la mayor influencia en la vida de la joven Marguerite al crecer.



Creciendo en un mundo imperfecto


Maya era una niña insegura y tímida. Siempre se sintió avergonzada de su color de piel. Sabiendo de las injusticias que la gente sufría solo por pertenecer a determinado grupo racial, lo que la llevó a tratar de modificar su apariencia para “encajar” mejor en la sociedad. Y por si fuera poco, a los 8 años un incidente la traumatizó al punto que ella misma decidió volverse muda por 5 años. ¡Esto no podía seguir así!




La ayuda para nuestra heroína llegó en forma de… la literatura. La Sra. Flowers (una aristócrata afroamericana que vivía en el mismo pueblo que Maya) fue la primer persona en tratar a Maya como ser humano y no como objeto. Le introdujo a su biblioteca personal, y fue gracias a la lectura que Maya volvió a hablar y se convirtió en una persona completamente diferente. ¡Ya no sería más tímida y reservada, ahora era fuerte, resiliente, y contenta consigo misma! ¡Hurra por la lectura!



De bailarina y poetisa, todas las mujeres tienen un poco


Además de escritora, poetisa y activista, Maya también se desempeñó por un breve periodo como bailarina escénica.


Fuente de la foto: Tentulogo


Durante los años 40 y 50, Maya prosperó como individua de la sociedad. Pasó a los libros de la historia como escritora y activista, pero ¿sabían que también se desempeñó en el escenario? ¡No estoy bromeando! Empezó a actuar en cabarés y clubes nocturnos y era la bailarina más aclamada en todos ellos. También se desempeñó como cocinera, periodista, y directora de revistas, y fue profesora de Literatura y Estudios Americanos en la Universidad Wake Forest. En una época donde el machismo era la norma, Maya corrió la carrera de los 400 kilómetros al no solo desempeñarse en una actividad profesional, ¡si no en varias!



Liberen al jilguero



Este relato autobiográfico podría considerarse la obra maestra de Maya. Retrata perfectamente las dificultades de crecer en un país en una época en donde imperaba fuertemente (y actualmente aún impera) un grave estigma social, como lo es el color de piel, o el género. Sin embargo, también hace hincapié en el poder de las palabras (tanto escritas cómo habladas), las maravillas del mundo que, si eres niño o niña, aún te faltan por descubrir, y como, aún cuando te encuentres en una posición en donde te sea imposible mejorar el mundo, un espíritu fuerte y la formación adecuada podrán quizás mejorar tu mundo.




Fuente de la foto: La 91 FM


Agrega este a tu biblioteca si aún no lo has hecho. Si son niños o niñas, aprenderán a sentirse más a gusto y aceptar quiénes son; y si son adultos, verán en este libro un tesoro tan tortuoso y conmovedor, tan misterioso y memorable, como lo es la misma niñez; la mejor etapa en la vida de una persona.




Muerte y reconocimientos


Durante la última década de su vida, Angelou se retiró del ojo público por problemas de salud no especificados, según aclaró su hijo, Guy B. Johnson. El 28 de marzo de 2014, Angelou fue hallada muerta a los 86 años en su residencia en Winston-Salem, Carolina del Norte.



Angelou recibió muchos reconocimientos y honores en su vida, especialmente entre la comunidad afro estadounidense. El músico de blues B.B. King, entre muchos otros, ha musicalizado sus textos. En los años 60, en medio del movimiento por los derechos civiles, Martin Luther King la invitó a formar parte de la Conferencia Sureña del Liderazgo Cristiano. En 2010, el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad, el máximo honor con el cual puede ser condecorado un ciudadano estadounidense.



Conclusión: Como polvo en el viento


Nunca pisó una universidad en su vida, pero recibió más de 30 doctorados honorarios. De niña oyó a los adultos decir que la gente con piel de color, como ella, nunca lograrían ser más que atletas, y en sus últimos años de vida logró ver a un afroamericano ser el presidente de la nación. Su perseverancia y resiliencia le hicieron posible hacer llegar un mensaje a millones de personas, y la lucha continúa, pero con nuevo vigor, gracias en parte al trabajo de ella y de muchos otros inconformes.


Marguerite Anne Johnson, o “Maya” entre cuates, podrá haber cambiado su forma de pensar para dejar un legado duradero, pero al morir dejó este planeta justo como había llegado. Porque, al final, todos somos polvo en el viento.




Fuentes

16 visualizaciones1 comentario

1 comentário


Diana Diaz Peña
Diana Diaz Peña
17 de ago. de 2021

"If you are always trying to be normal, you will never know how amazing you can be". Maya Angelou

And you my boy are amazing!

Curtir
bottom of page