top of page
  • Foto del escritorSEBASTIAN DIAZ

Virginia Woolf


Uno de los máximos referentes feministas de finales del siglo XIX en Inglaterra. Tan famosa es que hay un estado de EE.UU. que se llama como ella. ¿O ella se llamará así por el estado? No lo sé.


Infancia victoriana, padres excéntricos, irremplazables tutores


Adeline Virginia Stephen nació el 25 de enero de 1882 en Kensington, Inglaterra. Sus padres eran Leslie Stephen, historiador, escritor y aficionado al montañismo de altura; y Julia Prinsep, musa para famosos pintores de la época.


Desde el día uno, la vida de Virginia fue bastante…inusual. Para empezar, sus padres ya habían estado anteriormente casados con otras personas. Además de sus cuatro hermanos en común, tenía tres medios hermanos por parte de su madre, y por parte de su padre una hermana a la cual nunca conoció pues al momento de su nacimiento se encontraba internada en una institución psiquiátrica. ¡Material digno para una novela sobre problemas familiares! Los hermanos Stephen nunca pudieron ir a la escuela, pero no importaba mucho. En la mansión de Kensington se respiraba la literatura en cada rincón. ¡Desde jóvenes se les inculcó el amor por la literatura! ¿Y lo mejor? La mansión también era frecuentada por los filósofos de la época victoriana, como James Russell Lowell, quienes se detenían a tomar el té. Lowell se convirtió después en el padrino de Virginia. ¡Ya me dieron ganas de vivir en un área del mundo que sea como aquella mansión, para que me apadrine algún intelectual y tengamos discusiones sobre libros, filosofía y historia!


Llega la tragedia

Desde los 13 años, Virginia empezó a mostrar indicios de una tremenda depresión. Depresión que no fue ayudada cuando, poco a poco, fueron muriendo sus seres queridos. Primero su madre, después su hermana Stella; a su padre se lo llevó el cáncer, y su hermano Thoby, de 25, fue el último.


La muerte de su padre le provocó a la pobre Virginia una crisis nerviosa; tuvo que ser internada. El futuro de la chica no se veía prometedor, pero todo cambió con la mudanza familiar.



El barrio londinense de Bloomsbury, donde Virginia desarrolló su carrera de escritor


El círculo de Bloomsbury

Tras morir el Sr. Stephen, Virginia y sus hermanos vendieron el número 22 de Hyde Park Gate y se trasladaron al barrio londinense de Bloomsbury. Es ahí en donde Virginia entró en contacto con un grupo que cambiaría para siempre su vida.




Este grupo rechazaba en su totalidad la religión, la moral, y la literatura realista de la época victoriana. ¡Era un grupo que le daba rienda suelta a la creatividad, que se juntaba para discutir sus ideas, algo así como tu grupo de poesía que se reunía en tu cafetería favorita durante tus años de prepa! Todos esos intelectuales se habían graduado ya fuera del Trinity College de Londres o el King’s College de Cambridge. Virginia fue rápidamente aceptada a ese círculo que, a partir de 1910, tomó relevancia entre los literatos del Reino Unido.


En 1912, Virginia se casó con Leonard Woolf, también miembro del círculo. Cinco años después, en 1917, fundan juntos la editorial Hogarth Press, que editó no sólo la obra de la pareja, si no también la de grandes como Katherine Mansfield, T.S. Eliot y Fiódor Dostoyevski. ¡El éxito estaba hecho!


Parece que nuestra querida Virginia era bisexual puesto que, durante los años 20, mantuvo una relación amorosa con su colega escritora Vita Sackville-West, a pesar de que ambas eran casadas. Al terminar este amorío, continuaron su amistad hasta la muerte de Virginia, el 28 de marzo de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial.







Virginia con su esposo Leonard. Fuente de la foto: Cervantes@MileHighCity



Conclusión


Woolf fue realista y pionera al mismo tiempo. Con su obra, pretendía romper con el esquema clásico de narración establecido por los autores victorianos. Su prosa se caracterizó por un estilo que recordaba a la poesía. Woolf nunca se preocupó tanto por el realismo y el orden, su literatura era imaginativa y creativa, pero al mismo tiempo reflejaba la realidad del mundo en que vivía, algo así como Mark Twain pero en Reino Unido y el sexo opuesto. Es por eso que, si lo que estás buscando es un retrato histórico con un peculiar sentido del humor, ¡Virginia Woolf es para ti! fuentes:


6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page